Ya no tienes que quitar los USB “de manera segura” en Windows

Seamos sinceros, se supone que para desconectar una memoria USB, lo primero que tenemos que hacer es indicar a Windows que queremos hacerlo “de manera segura”. Claro, que aunque todo el mundo sepa eso, la verdad es que nadie sabe porqué es necesario; y tal vez por eso la mayoría de la gente no lo hace.

Pero la verdad es que no se trata de un capricho de Microsoft; hay un buen motivo para desconectar los USB de manera segura, pero como nadie lo hace, en la compañía han decidido seguirnos el juego y cambiar completamente la manera en la que Windows 10 gestiona y usa el almacenamiento USB. Pero, ¿merecerá la pena?

Por qué hay que desconectar el USB de manera segura

El motivo por el que no deberías simplemente desconectar un USB directamente es por la manera en la que Windows graba información en el almacenamiento externo. Para mejorar la velocidad de transferencia, Windows 10 no graba directamente los archivos a la velocidad máxima que permite la memoria o el disco duro USB. En vez de eso, crea una memoria caché intermedia, por la que pasan los archivos.

Por lo tanto, cuando hacemos un cambio (como modificar o borrar un archivo), este no se aplica directamente al dispositivo; primero se aplica a la memoria caché, que es más rápida, y luego al dispositivo. De esta manera, da la ilusión de que el dispositivo es más rápido de lo que realmente es, y su lentitud no afecta tanto a nuestra experiencia. Lo malo, es que Windows tiene que asegurarse de que los archivos estén guardados en el dispositivo cuando lo desconectemos; por eso tenemos que pulsar en “desconectar de manera segura” en la barra de tareas o en el explorador de archivos.

Cuando pulsamos ahí, Windows pasa el contenido de la memoria caché al dispositivo si no lo ha hecho aún. Si no hacemos eso y desconectamos el USB, corremos el riesgo de que se pierdan datos que estaban en la caché pero no se transfirieron a tiempo.

Pero la verdad es que esto ya no es necesario. El almacenamiento USB es más rápido que nunca, gracias al desarrollo de nuevos estándares como USB 3.1. Las memorias USB son más rápidas, y los SSD externos están sustituyendo a los discos duros externos. Y sobre todo, cada vez menos gente sigue los pasos necesarios para desconectarlos de manera segura.

Ya podemos quitar el USB sin hacerlo de manera segura

Todo esto ha llevado a Microsoft a cambiar la manera en la que Windows usa el almacenamiento USB; a partir de la versión 1809, que ya ha sido distribuida a la mayoría de los usuarios, Windows permite desconectar los USB directamente. Se acabó pasar por los menús para desconectar de manera segura.

Con el cambio, Windows ya no usa una memoria caché intermedia cuando usamos un almacenamiento en USB. Los datos se transfieren directamente al almacenamiento, por lo que en cuanto se termine la transferencia podemos quitar el USB.

Esto tiene sus ventajas, principalmente que ya no tendremos que dar ese paso adicional para quitar un USB. Sin embargo, lo malo es que puede hacer que las transferencias de archivos nos parezcan más lentas, sobre todo con dispositivos viejos que no usen las últimas tecnologías. No es que hayan empeorado, van a la velocidad de siempre; es sólo que hasta ahora no nos dábamos cuenta de su velocidad real gracias a la caché intermedia.

Windows nos permitirá cambiar al método antiguo si realmente queremos asegurarnos de que los archivos se han transferido a nuestro dispositivo. Pero para la mayoría de usuarios, esta es una mejora que nos ahorrará mucho tiempo.