La exmujer del rey de Malasia pasa por apuros económicos y empeña el anillo de boda para mantener a su hijo

Esto es un drama y no lo de Netflix. O sea, la historia en sí, de principio a fin, con Mohamed V divorciándose siete meses después de haber abdicado por una miss rusa ya era tela marinera, pero es que como ha habido suceso posteriores, la nueva temporada está siendo abrumadora.

Primero, las declaraciones del Sultán de Kelantan diciendo que se arrepentía de haber contraído matrimonio con Rihana Oksana Voevodina y que lo sentía, sobre todo, por su pueblo. «Una profunda tristeza y remordimiento ya que su error personal causó confusión a la gente» era la emoción que tenía en su interior Mohamed V, porque la procesión va por dentro. Luego, ella, la modelo de 27 años, que dijo que se había enterado del divorcio por Internet, ni un burofax ni nada como dicen los abogados. Claro que la separación fue por la triple talaq.

O sea, que Mohamed V fue un momento al juzgado, dijo tres veces la palabra «talaq» («divorcio») y ya estaban divorciados. Así normal que no lo descubriera hasta varios meses después. Y además, que lo supo de lejos, que ella estaba en Moscú cuidando al hijo en común, Ismail Leon.

View this post on Instagram

Kisah berkenalan kami. Bahagian 3: Sejak pertama kali saya lihat suami saya, saya tak tahu kenapa tapi dalam fikiran saya, saya yakin dia adalah bapa kepada anak-anak saya dimasa depan. Tapi ketika itu, saya cepat-cepat buang perasaan tu sebab masih terlalu awal. Sebelum suami saya pulang ke Malaysia, saya ada bertanya sama ada dia telah berkahwin atau mempunyai anak – dia memberitahu bahawa dia sudah bercerai pada tahun 2015 kerana bekas isterinya dari Czech Republic telah berbohong bahawa wanita itu tidak mempuntai ikatan perkahwinan dan mengikut dokumen yang ada, wanita itu tidak bercerai dinegaranya pada waktu itu. Suami saya berkongsi bahawa wanita itu selalu menggunakannya bagi mendapatkan wang dan bukannya berusaha mendapatkan zuriat. Suami saya memberitahu, dia tidak pernah mempunyai anak dan itulah impian terbesar dalam hidupnya. Ketika kami tiba di Malaysia, suami saya berdiri di hadapan saya dengan pakaian yang saya tak pernah lihat iaitu tradisional Melayu, saya sempat bertanya kenapa dia pakaiannya kelihatan pelik, tiba-tiba dia membentangkan sejadah untuk solat dan sesudah itu dia berdoa. Itu kali pertama saya lihat orang Islam solat. Selepas suami saya selesai solat, dia saya memberitahu satu hari nanti dia akan mengajar saya segala-galanya mengenai Islam. Bersambung lagi…

A post shared by Rihana Oksana Petra (@rihanapetra) on

Lo que pasa es que él dice que no es su hijo y Okasana Voevodina insiste en que se hagan la prueba de paternidad y así se resuelve todo, que ella está segura de que su exmarido y exrey de Malasia, que casi le dobla la edad (tiene 50 años), es el padre.

Pero se dice que el germen de la ruptura, fue que él vio unas imágenes que causaron conmoción en el país de cuando la reina de la belleza moscovita participó en un reality show en Rusia.

En estas grabaciones aparecía Rihana Oksana Voevodina practicando sexo en una piscina.

Claro que en el momento de la boda ella renunciaba a su vida anterior, razón por la que no entiende la actitud de su exmarido. Y aquí entra la novedad, porque hay un nuevo capítulo.

La exmiss Moscú ha declarado al tabloide británico Daily Mail que acaba de empeñar el anillo de bodas porque el abandono de Mohamed V sobre ella y su hijo es total.

De hecho, el sultán de Kelantan no quiere saber nada desde que ella estaba embarazada de 4 meses (no conoce a su hijo, obviamente) y esto ha provocado, según Oksana Voevodina, que se haya visto obligada por las circunstancias.

Y tan obligada que lo ha vendido por tres veces menos el valor de la alianza de compromiso que hace apenas unos meses fue uno de los mayores obsequios que le hizo su exmarido. «No voy a revelar el precio al que la vendí», ha afirmado la modelo categóricamente, aunque sí admitió que recibió por la joya una cantidad «tres veces inferior a su valor real». Los expertos ya ha hecho cálculos con las fotografías que había del anillo y han calculado que finalmente le habrán pagado a Oksana Voevodina alrededor de 226.000 euros.