Raquel Arbaje asegura no existe dictadura sanitaria en República Dominicana

La primera dama de la República, Raquel Arbaje, defendió la medida que implementada por el Gobierno con la tarjeta de vacunación y aseguró que el país no se pretende instaurar una dictadura sanitaria como promueven en las redes sociales los sectores que se oponen a que sea obligatorio presentar la credencial anticovid para poder ingresar a un establecimiento público, como bancos, comercios y demás servicios.

«Ud verán que no hay tal dictadura. Por favor, todos queremos salir del covid y que esté rondando sin llevarse vidas», escribió Arbaje en respuesta a las cuentas de Twitter @Miguel00720 y @EuricSanti.

De su lado, el usario @Miguel00720 (Miguel Ángel Pérez), argumentó que la medida del Gobierno es abusiva y que además de coartar el acceso a las necesidades básicas de las personas viola derechos fundamentales del orden público.

«Para q no se lo cuenten; lo q se sabía iba a venir…caos será poco! Cuanto abuso para un pueblo! Coartando las necesidades básicas…además d violar derechos fundamentales d orden público; q le pertenecen al Estado y por ende, a todos», escribió en Twitter.

Mientras que el usuario de la otra cuenta, @EuricSanti, entiende que la medida es violatoria de las libertades y otra de las tantas con ese objetivo durante la pandemia.

«En estos ~450 días que duramos en Estado de Emergencia nos quitaron tantas libertades, que nos olvidamos lo que significa tenerlas. Como dóciles esclavos aceptamos que coarten la ciudadanía y preferimos «acatar» la vara, antes de reclamar la libertad. Mañana será otra cosa…», dijo en Twitter.

En otros países

República Dominicana no es el único país que implementado la medida de exigir una tarjeta o alguna prueba de vacunación para ingresar a tiendas, bibliotecas, bares, bancos y otros lugares de servicios.

Esta medida, empezando por Europa, se ha implementado en otras naciones como Francia, Italia, Dinamarca, Lituania, Luxenburgo, Países Bajos, Portugal, Irlanda, y Eslovenia.

Lo mismo en Chipre y Nueva York, Estados Unidos, donde también se requiere el certificado de vacunación para poder entrar a lugares públicos.