Detectan un nuevo asteroide con riesgo de impactar contra la Tierra

El temor a que un meteorito impacte contra la Tierra y acabe con la vida humana ha acompañado a las diferentes civilizaciones desde los albores de su existencia. Desde hace años, los investigadores se afanan en detectar cuerpos celestes que puedan llegar a chocar con el planeta. Ahora, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha incorporado un asteroide recién descubierto a su lista de objetos con riesgo de colisión, en este caso para dentro de 65 años, y ha determinado su seguimiento prioritario.

Detectado el 23 de septiembre e identificada como SU3 2019, se trata de un asteroide de unos 14 metros de diámetro y ha sido clasificado como el cuarto más peligroso en la Lista de Riesgos de la agencia, que cataloga todas las rocas espaciales con probabilidades de impacto en la Tierra.

Además de en la Lista de Riesgos, el SU3 2019 también se encuentra en la de prioridades de la agencia, lo que significa que está vigilando de cerca la trayectoria del asteroide. Según la ESA, las posibilidades que llegue a golpear la Tierra son una entre 147.

La ESA señaló que el potencial impacto del asteroide contra la Tierra podría tener lugar el 16 de septiembre de 2084. Durante este tiempo, se espera que se acerque a la Tierra a una distancia de solo 0,00079 unidades astronómicas, aproximadamente a 118.000 kilómetros de distancia.

Dada esta escasa distancia, un ligero empujón en el asteroide podría enviarlo fácilmente a la Tierra. Esto puede suceder si se ve afectado por la atracción gravitacional de los planetas cercanos. Según la ESA, es un asteroide Apollo con una órbita muy amplia alrededor de la Tierra y el Sol, cuya trayectoria se cruza ocasionalmente con la del planeta. A medida que SU3 2019 completa su giro, a veces pasa cerca de otros astros, como Venus, Mercurio y Marte.

La atracción gravitacional de cualquiera de estos cuerpos puede alterar fácilmente la trayectoria del asteroide, por lo que es posible que, cuando llegue a la vecindad de la Tierra, esté ya en curso de colisión directa con el planeta. El asteroide no es lo suficientemente grande como para causar un evento de impacto importante en caso de que choque con la Tierra, ya que tiene un diámetro estimado de aproximadamente 14 metros. Lo más probable es que estalle en la atmósfera.