¿Puedo eliminar un tatuaje al 100% con tratamiento láser?

Los tatuajes están de moda hoy más que nunca. Sin embargo, ¿qué hacer con aquel que te hiciste y del cual ahora te arrepientes? Actualmente existen formas de remover esas imágenes indeseables que marcan tu cuerpo.

¿Cómo se eliminan los tatuajes?

Anteriormente era difícil remover los tatuajes. Esto se debe al material usado y la profundidad de la tinta, así como los tipos de colores y el tamaño del arte. Sin embargo, ahora es posible removerlos en su totalidad usando un tratamiento láser. Pero, ¿en qué consiste?

Al tratarse de un procedimiento con láser, este removerá la tinta de acuerdo al tipo de color usado. El tratamiento puede durar varias sesiones, dependiendo del tamaño y la dificultad para borrar los componentes usados.

Todo dependerá de los factores ya mencionados, pero también del tiempo que tiene el tatuaje, y de tu organismo. Aunque el tatuaje se puede remover en 3 o 4 sesiones (pueden ser más), la piel necesitará de unas 4 a 8 semanas para borrar por completo el tatuaje.

¿Cuáles son los riesgos?

El láser para eliminar tatuajes no representa un gran riesgo. Si eres una persona saludable y soportas bien el dolor, entonces no te será difícil eliminarlo por completo. Aunque es importante que seas consciente de que esto puede hacer que tu piel esté sensible por algunos días.

En algunos casos, el procedimiento será doloroso, sobre todo si el pigmento usado se mimetiza con la piel. En estos casos, tardará más, ya que será difícil reconocer entre el color de la piel y el pigmento usado.

Otro factor que entra en juego es el dolor. Es posible que sientas el mismo dolor que sentiste cuando te hiciste el tatuaje. No obstante, hay quienes prefieren usar anestesia local para no pasar un mal rato.

Recuperación

Ahora viene el proceso de recuperación. Debes evitar tomar el sol por lo menos durante 2 meses. En caso de que vayas a la playa, usa protector solar. Los especialistas también recomiendan usar una crema cicatrizante y mantener la piel bien hidratada.

De esta forma podrás por fin deshacerte de ese tatuaje que te causa vergüenza, y lucir tu piel limpia. Eso sí, si piensas hacerte uno nuevo, piénsalo bien para que no malgastes tu dinero y quedes marcado de por vida.

Fuente: La Opinión