Tensión en Ministerio de la Juventud a un día de la licencia de Kimberly

Por Rosmery Méndez Vargas

Santo Domingo.- Las conversaciones son prácticamente nulas en los pasillos del Ministerio de la Juventud, los áni­mos se sienten tensos y los empleados se resisten a emitir cualquier tipo de comentario sobre la situa­ción que se está viviendo en la institución.

Desde que la periodis­ta Nuria Piera transmitió por su programa de tele­visión el reportaje “una emprendedora que se ha beneficiado del Estado”, en el que acusa a la mi­nistra Kimberly Taveras de beneficiarse del Esta­do, ayer martes fue el pri­mer día que la funciona­ria no asistió a su trabajo de manera habitual, co­mo había ocurrido desde que ocupó el cargo el pa­sado 16 de agosto, según informó una fuente a Lis­tín Diario.

Kimberly pidió una li­cencia el lunes de esta se­mana al presidente Luis Abinader, sin disfrute de sueldo, para poder defen­derse como ciudadana, no como funcionaria a su nivel en uno de los ministerios del Gobierno.

Como el presidente aún no le ha recibido la licen­cia a Taveras, ella continúa al mando de la institución, aunque los documentos que deben ser firmados ya han empezado a apilarse sobre su escritorio.

Mientras la mayoría de los trabajadores en la insti­tución guardan silencio so­bre este caso, desde la re­cepción del Ministerio de la Juventud se escuchó a dos personas debatir sobre las leyes que protegen a una persona que se encuentra bajo investigación.

“Ella es inocente, hasta que se demuestre lo contra­rio”, decía una de estas per­sonas.

El caso del patrimonio

Kimberly Taveras se en­cuentra en medio de un es­cándalo de corrupción, lue­go de los informes de Nuria Piera, que en su reportaje reveló que ella posee un pa­trimonio de RD$74 millo­nes, conforme su declara­ción jurada de bienes.

Desde la salida al aire del reportaje sobre Kimberly, se desató un avispero en la ciudadanía, a tal punto que la ministra ha sido señala­da con el dedo de la culpa­bilidad por usuarios de las redes sociales, que han pe­dido su renuncia.

La fuente dijo a este dia­rio que en el Ministerio de la Juventud los departa­mentos funcionan de ma­nera independiente, por lo que cada encargado puede continuar con sus labores habituales, sin mayores in­convenientes, aunque hay documentos que sí deben ser firmados por la ministra Taveras.

Siguen las consultas

Hasta el momento no se ha designado a nadie para con­tinuar con los procesos que se supone debe darle continuidad Kimberly en su po­sición de ministra, aunque físicamente la funcionaria no está asistiendo a sus la­bores, continúa siendo con­sultada en relación a las de­cisiones de la institución hasta que el Gobierno deci­da si la desliga del cargo.

Un pedido de prioridad

Milagros Ortiz Bosch, direc­tora de Ética e Integridad Gubernamental, le pidió a la procuradora general, Mi­riam Germán Brito, darle prioridad a la investigación sobre la declaración jurada de bienes de la ministra de la Juventud.

La Procuraduría Especia­lizada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) citó para este vier­nes, a la 11:00 de la maña­na, a la ministra Kimberly Taveras.

LO PENAL
Presunción de inocencia

Principio jurídico.

Aun cuando Kimberly Taveras se encuentra en medio de un escánda­lo de corrupción, luego de los informes de Nu­ria Piera, el principio de inocencia o presunción de inocencia es una ba­se jurídica penal que es­tablece la inocencia de la persona como regla. Solamente a través de un proceso o juicio en el que se demuestre la cul­pabilidad de la persona, podrá el Estado aplicarle una pena o sanción. (LD)