Julio César Javier valoró definición de roles en el GUG

Julio César Javier (Ayata) volvió a dirigir al baloncesto superior de Santiago después de una ausencia de unos 10 años. Una llamada de Luis Felipe López y luego otra, para remachar, de Juan Miguel Suero resultó necesario para convencer al dirigente capitalino de tomar el timón del Gregorio Urbano Gilbert (GUG).

Javier se convirtió el miércoles en el mánager campeón del GUG, que venció 78-74 en el séptimo partido de la final a Plaza Valerio.

“Era una de las pocas plazas que me faltaban por ganar. Una vez que me convocaron asumí el reto, a sabiendas que tenían un buen grupo y pasaban por un mal momento, pero con ese personal sabíamos que tenían que mejorar”, dijo Javier.

Tan pronto llegó al equipo, la definición de las funciones de cada jugador resultó en beneficio del equipo. Así marcó su sello como dirigente, uno de esos que buscan ordenar la caravana, antes de salir a camino, una marca que lo acompaña desde 1997 cuando comenzó a dirigir superior con Calero de Villa Duarte en el torneo distrital.

“Ellos se emplearon a fondo, yo los que hice fue enderezarlos porque la calidad estaba ahí”, dijo Javier sobre la clave para el triunfo. 

“Les dije que yo vine aquí a ganar. Definimos los roles de los jugadores, para que todo esté claro. En sentido general aceptaron  y eso fue vital”, dijo el técnico, asistente en San Lázaro y timonel de los Soles de Santo Domingo en la LNB.

Con marca de 1-3

Javier asumió las riendas de un GUG con1-3, que comenzó con un 0-2 bajo la dirección de Vladimir Frías y luego Guillermo Reyes, que consiguió uno de dos triunfos.

Tras la llamada-oferta de López, Javier tuvo dudas por sus compromisos en Santo Domingo con los Juegos Deportivos Militares y el colegio donde trabaja por lo que rechazó la oferta puesto que tenía que viajar todos los días de Santo Domingo a Santiago. Entonces Suero, haciendo un poco de gerente, le pidió que viniera aun sea bajo esas circustancias. “Entonces -les dijo-, si es así yo acepto”. 

La lista de éxitos de Ayata

Hace algo más de una década, Javier dirigió en Santiago precisamente al Plaza Valerio. Ha sumado títulos en San Pedro (Miramar); El Seibo (Hoyito), Hato Mayor (Mi Propio Esfuerzo, Club Gualey), el Distrito (Mauricio Báez), San Cristóbal (Pueblo Nuevo) y ahora en Santiago (GUG) “gracias a la concentración de los muchachos, ellos entendieron que tenían el nivel y que si ponían la disponibilidad podíamos ganar”.