Soto ve menos strikes y encuentra menos corredores en bases

No es solo al fanático tradicional, ese que mide a los bateadores por promedio general, a quien llama la atención no ver a Juan Soto enganchado sobre los .300, peleando el liderato, como lo tiene acostumbrado.

También en Washington hay seguidores que lo cuestionan, pero en el equipo de la capital estadounidense ahondan en el océano de estadísticas y en el historial del capitaleño en los primeros meses de la campaña, y no dan lugar al pánico.

Soto, un bateador de .298 en sus primeros 1729 turnos, llegó al Big Show en mayo de 2018 y entre los meses de mazo/abril tiene el promedio más bajo de su carrera: Allí solo alcanza .256, se dispara en mayo a .312 y en lo adelante solo en junio baja de esa línea (.299). 

A la fecha, Soto, de 23 años, exhibe un promedio de .264 (121-32), pero su porcentaje de embasarse trepa a .395 (octavo mejor de la Liga Nacional), su slugging a .512 (décimo primero) y su OPS a .907 (décimo). Va empatado en el liderato de boletos (25).

Pero hay satélites que no se alinean y no ayudan a que sus números luzcan mejor. El jardinero de los Nacionales lleva ocho cuadrangulares, pero solo 11 carreras remolcadas a pesar de que el equipo tiene el sexto OBP más alto de toda la MLB con .320 y cuarto mejor del Viejo Circuito, aunque cae 11 en cuanto a carreras anotadas (135).

¿Terminará Soto con 39 vuelacercas y 54 producidas como proyecta ESPN en función de lo hecho a la fecha? En el equipo marcha quinto en remolcadas.

Al toletero le ha faltado oportunismo cuando ha tenido opciones. Apenas ha pegado dos imparables con hombres en posición de anotar en los 24 turnos que ha agotado en ese escenario para un pobre .083. Con bases llenas va de 4-0.

“Al final del día, de cualquier manera estoy ayudando al equipo”, le dijo Soto a The Washington Post el miércoles. “Para mí, es un poco difícil, porque quieres ayudar al equipo tanto como puedas. Pero es parte de ser un bateador (segundo en la alineación). Sigo luchando, sigo haciendo lo mío”.

“Creo que está expandiendo [la zona de strike] mucho más de lo que normalmente lo hace”, dijo el manager Dave Martínez. “Creo que se trata de un poco de: él quiere impulsar las carreras cuando están ahí afuera. Pero solo necesita ser él, y siempre hablamos de eso. Siempre hablo con él sobre cómo es un bateador realmente bueno cuando da sus bases por bolas”.

Soto ciertamente ha dado sus paseos esta temporada; lidera las mayores con 25. Pero también ha perseguido más que en años anteriores, ya que los lanzadores no le han dado tantos strikes para batear.

Solo el 36,3% de los lanzamientos que ha visto en 2022 han sido en la zona, el porcentaje más bajo de su carrera. La temporada pasada, esa cifra fue del 41,6%, y para su carrera es del 40,3%.

Como está viendo menos strikes, Soto podría estar inclinado a perseguir más lanzamientos. El año pasado, tuvo un impresionante porcentaje de persecución del 15,1 por ciento, pero ese número aumentó al 22,6 por ciento este año.