Usar el móvil al conducir, estos son todos los casos en los que puedes perder puntos y ser multado

El tema de los casos en los que puedes perder puntos y ser multado al manejar en España es bastante complicado, sobre todo en los tiempos recientes, desde que la nueva Ley de Tráfico ha entrado en vigor a finales marzo.

Esto ha generado una amplia cantidad de preguntas por parte de los usuarios, aunque sobre todo ha levantado una gran ola de fake news (noticias falsas) en diferentes sitios. Ya que esto no es beneficioso para absolutamente nadie, el día de hoy estaremos hablando sobre este tema en profundidad.

Antes de nada, de seguro ya sabes que desde el día 21 de marzo del presente año 2022, en todo el territorio español se impuso una nueva Ley de Tráfico que castiga, ahora en un tono más fuerte, el uso del móvil en el coche mientras se conduce.

Ahora, bajo lo estipulado en la normativa actual, comentaremos aquellos casos en los que seguramente la DGT te multará y te descontará puntos, así que sin más que agregar, vamos a por ello.

Usar el móvil en la gasolinera

Comenzamos de hecho con uno de los casos en los que más confusión se tiene actualmente, y para salir de dudas al respecto, la realidad es que la DGT por los momentos no aplica ninguna sanción económica o pérdida de puntos para los usuarios a la hora de usar el móvil en las gasolineras.

No obstante, el Reglamento General de Circulación explica claramente que los móviles deben mantenerse apagados antes y durante la recarga de combustible. Los datos muestran que nunca se ha realizado una multa por este motivo, aunque sí que podría darse únicamente en caso de que el coche se encuentre en circulación.

Usar el móvil mientras se espera en un semáforo

Aquí es donde las multas y los problemas comienzan a llegar, ya que el hecho de mantenerse detenido mientras se espera a que la luz del semáforo cambie, no es sinónimo de poder utilizar el móvil y por tanto esto resulta ser penado por la ley.

Es importante recalcar que, a diferencia de estar estacionado con el motor apagado para así no obstaculizar la circulación de coches en la carretera, el estar detenido esperando el cambio de luz en el semáforo significa que el motor del coche se mantiene encendido, en medio de la vía y con capacidad de moverse.

Por tanto, un conductor distraído en el móvil y que no esté prestando atención a las señalizaciones del semáforo, recibirá una multa de 200 euros y una pérdida de 6 puntos.

Usar el móvil desde un soporte

Este es un punto bastante polémico y que ha dado de qué hablar en ocasiones. Para ir directo al grano, el hecho de descansar el móvil en un soporte no viene siendo sancionable, sin embargo la cosa da un giro de 360° cuando dicho dispositivo se usa al conducir, y es allí donde aparece la multa.

Para este suceso en específico hay dos multas distintas: en caso de estar haciendo uso del móvil desde su respectivo soporte mientras el usuario se encuentra en circulación, la sanción viene siendo de 200 euros y una pérdida de 3 puntos. Por otro lado, si el móvil y su soporte se encuentran en una posición que obstruya tu visión (parabrisas, por ejemplo), la multa se reduce a 100 euros y no hay pérdida de puntos.

Usar o sujetar el móvil al volante

Este acto representa la infracción más grave posible, y es que interactuar o simplemente sujetar el móvil mientras se esté tras el volante, deja ver una falta clara de concentración y consciencia por parte del piloto, y por ende, pone en peligro la vida de las personas que se encuentren a su alrededor.

Ya sea que se esté utilizando o simplemente sosteniendo el móvil en la mano, aun incluso si se encuentra descargado, las sanciones vienen siendo de 200 euros y 6 puntos de pérdida.

Dicho todo esto, debe de quedar bien en claro que directamente no hay ninguna situación en la que se pueda estar usando el móvil mientras se está conduciendo, así que lo correcto viene siendo darle un respiro al smartphone mientras se maneja y, que en su defecto, se usen alternativas como el Android Auto o Apple CarPlay.

Si te ha gustado el contenido Invítanos a un café. ¡Gracias por seguir leyéndonos!