Vehículos usados predominan en pospandemia y a precios altos

En los últimos años ha ido disminuyendo la proporción de vehículos nuevos importados respecto a los usados. Para el recién pasado 2021, la comparación fue: de cada cinco unidades, una fue nueva y cuatro usadas, informó ayer la Asociación Nacional de Agencias Distribuidoras de Vehículos (Anadive).

El gremio proyecta que la situación se mantendrá en la pospandemia, en la cual hay una disminución de producción mundial de unidades nuevas y los usados se incrementan de precios. 

Destacó que en los Estados Unidos, la cotización de algunos modelos usados llegó a superar el precio a futuro del mismo modelo nuevo.  Y en el mercado dominicano, se registraron aumentos significativos de precios de los vehículos, con la subsiguiente caída de las ventas. 

En 2021 y el primer trimestre de 2022, las negociaciones se redujeron cerca de 40 %, afectando la estabilidad de las empresas de la rama en el país.

“La falta de automóviles nuevos en el mercado genera el incremento de precio, por efecto de la acentuación de la demanda, de los de medio uso, con un aumento considerable de precios en los mercados internacionales y las principales subastas, lo que encarece la reposición de los inventarios”, indicó Anadive en un documento.

Agregó que lo anterior se acompaña del acrecentamiento desproporcionado del costo de los fletes marítimos. 

“De manera que la situación no será recuperable a corto plazo. Los pronósticos son que la situación de escasez y precios altos se mantendrá por el resto del 2022, hasta que la industria se estabilice”, precisó.

Anadive, fundada en 1986, agrupa tres asocaciones que integran 1,100 medianas y pequeñas empresas dedicadas a la distribución y comercialización de automóviles en toda la República Dominicana. 

Reportó que el 2020, por efecto de la pandemia, fue el año de mayor caída de las operaciones, que significó un valor porcentual de 17.95 % automóviles nuevos y 82 % usados.

“La pandemia produjo una disminución, a nivel mundial, de las unidades nuevas por reducción de la capacidad de las plantas productoras y la falta de materiales claves, tales como los microchips, los semiconductores y aleaciones de aluminio”, destacó Anadive en su documento.

Reportó que en el primer cuatrimestre del 2022, todavía se mantiene el déficit de varios modelos y marcas de las emblemáticas del sector automotriz. Mientras tanto, los dealers reponen sus inventarios de los modelos usados, de mercados como Estados Unidos, Japón, Unión Europea y Corea.

Anadive observó que el incremento de la importación y comercialización de vehículos de medio uso llevó a la banca comercial a abrir su cartera de financiamientos a las unidades usadas.

Estimó que los vehículos utilitarios en el país destinados al transporte son 2,062,292, lo que significa que existe un auto por cada seis habitantes en República Dominicana, cuando en otras sociedades, como Puerto Rico, poseen un automóvil por cada tres individuos. 

El presidente de Anadive, César de los Santos, manifestó que estos datos “expresan fehacientemente que en la República Dominicana hay una demanda insatisfecha de medios de transporte al servicio de la población”.

Anadive sugirió al gobierno continuar aplicando el Convenio de Incentivos a las importaciones y el incremento de las recaudaciones fiscales, que permite una valoración aduanal justa mediante la aplicación de la Tabla de Depreciación para vehículos usados, basada en la depreciación de las unidades nuevas del mismo modelo y año.

Consideró que el sector vehículos usados requiere la aplicación de un Régimen Especial Simplificado de Tributación para pagar los tributos en la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), de los vehículos importados directamente por los dealers y que esa entidad reconozca como parte de la Administración Tributaria, la facilidad aduanal otorgada de manera transparente.