Tensión arterial: alimentos para regularla

Así como la sal aumenta la presión arterial, es posible reducirla con diferentes comidas. Como regla general hay que reducir la sal y, en lo posible, sustituirla por hierbas o especias. De igual manera, hay que evitar o reducir el consumo de azúcares, alcohol, regaliz, picantes, sodio y los productos que lo contienen, como embutidos, quesos y conservas.

También deberías aumentar la ingesta de alimentos que favorecen el control de la tensión, que son aquellos ricos en potasio y fitoquímicos que dilatan las arterias ¡Toma nota!

Ajo: ayuda a purificar la sangre y es antibacteriano y antifúngico, además de actuar como vasodilatador de los capilares y las arterias. 

Cebolla: sus propiedades son similares a la del ajo, por lo que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos y la buena circulación. 

Aceite de oliva extra virgen: tiene muchos antioxidantes. Los radicales libres inactivan el óxido nítrico, una sustancia que tiene efectos vasodilatadores.

Canela: ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. Las glucemias altas provocan un estado inflamatorio que incide en el mal funcionamiento del sistema vascular y circulatorio. 

Legumbres: aportan mucha fibra, proteínas, vitaminas y minerales.