Julito Kilo tiene amplio historial en la Justicia de RD

Julio de Los Santos Bautista, también conocido como Julito Kilo, enfrenta un proceso de extradición a los Estados Unidos acusado de ser el cabecilla de una red que recibía drogas desde América del Sur para su posterior envío a Puerto Rico. Pero sus problemas no son solo con la justicia norteamericana, en el país su historial también es amplio.

Desde 2011 hasta la fecha, Julito Kilo ha sido sometido a los tribunales en diferentes ocasiones por casos de droga y asesinatos, sin que hayan podido lograr una condena en su contra.

Historial

Sus registros datan desde diciembre de 2011, cuando fue sometido por su implicación en el asesinato del exmiembro de la Armada Dominicana y miembro del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), Abel Daniel Ollé Rafa, quien, supuestamente, suministraba información sobre las alegadas operaciones de Julito Kilo. No obstante, fue descargado por falta de pruebas.

Para octubre del 2012, un tribunal de San Pedro de Macorís le impuso una garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida del país, tras ser vinculado en la muerte de Juan Gabriel Salas Polanco “Tételo”.

También lo señalaron en la muerte de Nicolás Salas “Toño”, quien era hermano de “Tételo”. A este lo raptaron y luego lo abandonaron en unos matorrales del sector Tierra Alta, Boca Chica, en 2013. Pero por estos dos casos no formularon cargos en su contra.

Julito Kilo fue investigado por la muerte de un hombre identificado como Pedro Feliciano, quien fue hallado muerto en el río Higuamo, y la de una persona no identificada, debido a que fue calcinada en Cumayasa, San Pedro de Macorís.

Para 2014 fue apresado por la Policía Nacional con la orden de arresto 13144-ME-14, acusado de haber herido de bala a Rolando Antonio Peralta (El Loquillo), de 35 años, en un incidente en Andrés, Boca Chica. Sin embargo, también logró salir en libertad.

Droga e incautaciones

En julio de 2016, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) decomisó en la playa Caletón, San Pedro de Macorís, 953 kilos de cocaína provenientes de Colombia. Incluyeron a Julito Kilo en la investigación y la Oficina de Atención Permanente de San Pedro de Macorís le impuso un año de prisión preventiva.

Un mes después, la Procuraduría Especializada Antilavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo le incautó una casa, una pescadería, un edificio con tres apartamentos, el negocio la “Súper Bodega” y un “Car Wash” que estaba ubicado en el malecón de San Pedro de Macorís.

Pero una vez más Julio de los Santos también fue descargado del proceso.

El 30 de abril del 2019 fue apresado por los agentes policiales del Dicrim, cuando se desplazaba desde San Pedro de Macorís con destino a Santo Domingo en compañía de su esposa y un hijo menor de edad.

Supuestamente le encontraron dos armas sin documentación legal. Cuando fue sometido a la Justicia por este caso, también fue dejado en libertad, luego de pagar una garantía económica.

Suprema se reserva el fallo

La Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia conoció este miércoles la solicitud de extradición de Julio de los Santos, aunque los jueces María Garabito Ramírez, Francisco Antonio Ortega Polanco y Fran Euclides Soto Sánchez, se reservaron el fallo luego de escuchar las discusiones entre las partes. La última de las detenciones a Julito Kilo se ejecutó en marzo de 2021, durante un allanamiento practicado en una villa de su propiedad localizada en Juan Dolio, donde le ocuparon 88 paquetes de cocaína con un peso de 91.33 kilogramos. Después de ese proceso llegó la solicitud de extradición que actualmente se debate en la Suprema Corte de Justicia. La defensa de Julio de los Santos presentó varios incidentes que fueron rechazados.