La gente retoma sus actividades pese a declaratoria de emergencia

Paul Mathiasen

Santo Domingo.- Poco tiempo duró el silencio en las calles del Gran Santo Domingo. Aunque nunca se detuvo como tal, tras pasar al­gunos días donde la tranquili­dad y la ausencia de ruido pre­dominaban en sus calles sin importar el horario, las perso­nas han retomado sus activi­dades y esto se observa en el tránsito, los comercios e inclu­so en los espacios públicos de recreación.

A cinco días de cumplirse el mes de que el presidente Da­nilo Medina declaró el estado de emergencia y con este las medidas que mantienen li­mitado la libre circulación, las personas continúan despla­zándose por la ciudad, algu­nos por necesidad, otros por recreación.

El día para todos, apegán­dose al toque de queda, inicia a las 6:00 de la mañana, para esa hora ya decenas personas hacen filas en las principales paradas de transporte público (carritos, guaguas, motores), siendo este el único medio pa­ra moverse en caso de no te­ner vehículo propio.

Pasada una hora, se obser­va como en los alrededores de las sucursales de bancos (aun cerradas) comienzan a for­marse filas de personas, que entre guantes, mascarillas y menos de un metro de distan­cia, se protegen a la espera de que abran.

Caso similar, pero sin la or­ganización de los bancos, ocu­rre de los mercados ubicados en distintos puntos del Gran Santo Domingo, que desde esa hora las personas dicen presente para comprar y ven­der toda clase de productos, pero no siempre con las medi­das de seguridad sanitaria re­comendadas.

Un recorrido realizado por un equipo de este me­dio, permitió constatar que en los mercados las medi­das sanitarias y de distancia­miento social son precarias, tomando como ejemplo que algunos consumidores no toman las precauciones pa­ra protegerse, mientras que los vendedores colocan sus productos en lugares de du­dable higiene. (Listindiario.com)