¿Jason vive? La batalla judicial que está matando la franquicia de terror ‘Viernes 13’

(CNN) — No fue una sorpresa cuando LeBron James se presentó a un partido de los Lakers en Halloween de 2018 vestido como Jason Voorhees de la película de terror «Viernes 13». James dijo previamente que la serie era «una de mis favoritas» y publicó en Instagram una foto de sí mismo vestido con la máscara de hockey de Jason.

Pero James era más que un fan. Días antes de que su disfraz llamara la atención, se había informado de que James estaba interesado en llevar el icono del terror de nuevo a la gran pantalla a través de su productora, SpringHill.

La nueva versión nunca se produjo. Mientras King James conquistaba la cancha, Jason Voorhees estaba atrapado en una, objeto de una batalla legal que ha dejado la franquicia de terror en el limbo.

«Mi sensación es que hay mucha mala sangre» entre ambas partes, dijo Larry Zerner, un abogado de entretenimiento en Los Ángeles. Utiliza Twitter para poner al día a los fans sobre lo último en la disputa entre el guionista y el productor original, pero es más que un simple observador.

Antes de convertirse en abogado, Zerner fue víctima de Jason Voorhees.

Un caso de muerte

Durante media década, «Viernes 13» ha estado atrapado en una disputa de derechos de autor sobre quién es el propietario del guion original y sobre quién puede utilizar esa icónica máscara de hockey en el futuro.

La muerte de Zerner en la pantalla.

En «Viernes 13, parte III», de 1982, interpreta a un bromista llamado Shelly que, junto con sus amigos, es atacado por Jason en unas cabañas del lago Crystal. Cuando el personaje de Zerner es asesinado, Jason se apodera de una máscara de hockey que Shelly había utilizado para asustar a uno de sus amigos. Ese accesorio pasaría a definir el legado cinematográfico del asesino y jugaría un papel clave en el caso que ahora sigue Zerner.

El actor Larry Zerner (en el lado izquierdo) en su escena de muerte en «Viernes 13, parte III», es ahora un abogado especializado en entretenimiento que sigue de cerca la batalla por la franquicia cinematográfica.

«Me encanta que mis dos pasiones se crucen, la ley de derechos de autor y ‘Viernes 13′», dijo Zerner. «A la gente le encanta Jason; quieren ver más».

Pero el asesino enmascarado ha estado fuera de la pantalla desde el estreno de «Viernes 13», del director Marcus Nispel, en 2009.

En los lados opuestos del conflicto se encuentran el productor de «Viernes 13» y director de la película de 1980, Sean S. Cunningham, que también representa a un grupo de inversores, y Víctor Miller, el guionista de la primera película que ha luchado por el control de su guion después de que expiraran los derechos de autor.

Un tribunal dio la razón a Miller, pero en entrevistas con CNN, Cunningham y el abogado de Miller revelan por qué Jason podría no haber salido de los tribunales todavía.

«Ambas partes están realmente metidas en trincheras», dijo Cunningham. «No van a lanzar ninguna granada, pero no creo que nadie vaya a pedir conversaciones de paz».

¿De quién es Jason ahora?

La deconstrucción de quién es actualmente el dueño de Jason Voorhees ofrece una ventana reveladora de la ley de derechos de autor, que afecta a muchos personajes cinematográficos populares y da una razón de por qué una sentencia judicial que puso fin a la disputa no ha aclarado exactamente el futuro de Jason.

Después de que un tribunal de apelación confirmara una sentencia de un tribunal inferior en septiembre, Miller, el guionista, recibió los derechos de autor del guion y los personajes asociados a la película original de «Viernes 13».

Cuando el Congreso alargó el plazo de los derechos de autor en 1976, dio un espaldarazo a los creadores de proyectos de gran envergadura al ofrecerles una vía para arrebatar el control de la propiedad intelectual a productores y estudios.

Una escena de «Viernes 13 Parte VIII: Jason toma Manhattan».

«Está diseñado para dar a algunos herederos un bocado de la manzana para compartir ese plazo ampliado», dijo a CNN Aaron Moss, un abogado especializado en entretenimiento que escribe el blog Copyright Lately.

Pero solo estaban protegidos los creadores contratados como contratistas independientes, no los empleados a tiempo completo de una empresa. El tribunal concluyó que Miller completó el guion de «Viernes 13» para Cunningham como trabajador contratado.

«Ahora podemos conceder licencias para hacer un remake, una precuela o incluso una secuela de la película… siempre y cuando dichas películas no utilicen ningún elemento adicional susceptible de ser protegido por derechos de autor», dijo Marc Toberoff, un abogado de derechos de autor de Malibú que representa a Miller.

Ahí es donde la cosa se complica.

Miller puede controlar el guion y los personajes de la película original, pero no el título «Viernes 13», ni el contenido de las secuelas, que incluye al Jason adulto y la icónica máscara de hockey que le define desde la tercera parte. (La madre de Jason era la asesina en la película original de Miller).

Toberoff, que también se hizo con los derechos del icono del terror Freddy Kreuger y de «Nightmare on Elm Street» (conocida en Hispanoamérica como Pesadilla en la Calle del Infierno o Pesadilla en Elm Street) para el patrimonio de Wes Craven, parece dispuesto a caminar por una fina línea mientras presiona para un futuro proyecto.

«Miller posee ahora los derechos de autor de su guion, incluyendo los derechos de la secuela, pero ¿Jason no puede ser retratado como más viejo que en la primera película? No tiene sentido», dijo Toberoff. «Jason estaba muy presente en la película de Miller. De hecho, la señora Voorhees canalizaba a Jason. Y, por supuesto, la primera estaba preparada para las secuelas».

Se refiere a una escena final en la que un joven Jason salta del lago para atacar a la heroína.

El reparto y el equipo de rodaje de una escena de la película «Viernes 13» de 2009. Esta fue la última película que se hizo antes de que la franquicia se viera envuelta en una batalla judicial.

«Luego viene la cuestión de la máscara», añade Toberoff. «¿Haces una nueva máscara, como solían hacer antes? ¿Necesitas la máscara?».

Cunningham dice que está preparado para luchar si Miller intenta hacer un «Viernes 13» con una versión adulta del personaje de Jason en el centro.

«Y si fuera un Jason adulto sin máscara de hockey, no puedo imaginar que tuviera mucho éxito», añadió.

Una batalla sobre la edad y la apariencia de Jason podría ser discutible debido a una limitación clave de la ley de derechos de autor de Estados Unidos: solo se aplica a los derechos dentro de Estados Unidos, no a los mercados extranjeros, que son codiciados por los distribuidores de Hollywood. Cunningham dice que esos derechos siguen perteneciendo a él y a los inversores originales.

«Miller tiene que convencer a un estudio para que haga esta cosa que solo se puede distribuir en Estados Unidos», dice Zerner. «Podemos tener este argumento teórico de que se puede hacer una película que no infrinja los derechos de nadie más, pero ¿alguien va a hacerlo seriamente sin derechos mundiales? Lo dudo».

Pero Toberoff afirma que este caso es diferente debido a la naturaleza inusual del acuerdo de Miller con Cunningham de 1979, que, según él, se mantendrá en los tribunales para dar a Miller una participación parcial en los derechos mundiales, además de los derechos totales en Estados Unidos que ganó el año pasado.

«Podemos conceder licencias para series de televisión, explorando Crystal Lake y cómo Jason se convirtió en lo que es —piense en ‘Twin Peaks’ o ‘Bates Motel'», dijo Toberoff.

La disputa del «Viernes 13» puede ser complicada, pero no es única. Se avecinan peleas por los derechos de autor de muchos personajes conocidos.

«En los próximos dos años, varias películas icónicas de Hollywood podrían acabar en los tribunales», dijo Moss. «Películas como ‘Robocop’, ‘Beetlejuice’ y ‘Ace Ventura'».

Fox ya resolvió un caso sobre los derechos de la película de Arnold Schwarzenegger «Predator» de 1987, dijo Moss, y añadió que Disney está actualmente en litigio por cinco personajes de Marvel, incluyendo a Spider-Man, Iron Man y la Viuda Negra. Pero Moss dice que los fans no deben preocuparse de que sus Vengadores favoritos corran el riesgo de quedarse fuera de la pantalla.

«Porque el actual titular de los derechos de autor (Disney, en el caso de los Vengadores) suele ser el que está en mejor posición para producir y distribuir una película en todo el mundo», afirma Moss. «Suele dar lugar a una negociación y a un acuerdo» entre ambas partes, dijo.

«50-50» de probabilidades de otra película

La estrella de los Lakers, James, no es el único peso pesado que saliva ante la perspectiva de un nuevo «Viernes 13». El icono del terror Stephen King colgó su propio deseo de escribir una nueva historia desde la perspectiva del propio Jason Voorhees.

«La mejor idea de novela que nunca escribí (y probablemente nunca lo haré) es I JASON», tuiteó King en junio de 2020. «Solo pensar en la espesura legal que habría que atravesar para conseguir los permisos hace que me duela la cabeza».

Una escena de la película «Viernes 13» de 2009.

Ese tipo de atención está muy lejos de los orígenes tan variados de los que salieron Cunningham y Miller para capitalizar el éxito del clásico «Halloween» de John Carpenter en 1978.

«Los dos estábamos en la ruina, tratando de encontrar una manera de ganar dinero para mantener las luces encendidas durante seis meses», dijo Cunningham.

Cientos de millones de dólares después, la cuestión de quién se benefició de todo ese dinero es un motivo obvio en esta saga.

«Sean ganó millones de dólares», dijo Zerner. Y Miller, «no recibió nada».

Todos los implicados están de acuerdo en que todavía hay millones más sobre la mesa en caso de que Jason vuelva a empuñar un machete —en el cine, la televisión o el videojuego—, sobre todo después del exitoso reinicio de la franquicia de «Halloween».

«Creo que seguro que volverá», dijo Cunningham. «Pero no puedo decir que vuelva este año o el próximo. ¿Volverá Jason a los cines? Ahora mismo está al 50 por ciento».

Si no se llega a un acuerdo, Zerner ofrece un último recurso.

«Dentro de 53 años, será de dominio público y entonces, cualquiera podrá hacer la película», dijo entre risas.

Así que, teóricamente, cualquiera podría, se podría decir, apuñalarlo.