La carta que dejó el locutor Tony Vásquez antes de morir

Escrito por Narciso Acevedo

En medio de una manifestación de dolor, esta comunidad despidió a quien por muchos años brindó alegría, ofreció información, supo ganarse el corazón de un pueblo al que siempre defender desde los medios de comunicación donde le tocó ejercer con su timbrada voz, siempre en alto tono para decir la verdad sin miedo, pero con respeto.

Ramón Antonio Collado Rosario Tony Vásquez, quien se fue físicamente de este mundo el domingo 8 de mayo fue despedido con los actos fúnebres que el protocolo cristiano establece, siendo la catedral Santa Ana el escenario solemne escogido para esa gran despedida, donde sus compañeros de la comunicación dejaron sentir con lágrimas en sus ojos la tristeza de tener que verlo partir a la casa del señor, ese dolor se convirtió en huellas imborrables para todos los presentes.

Todos sus amigos presentes conmovidos por ese viaje sin regreso manifestaron su lamento, ya se ha apagado una gran voz que no estará entre nosotros, pero pese a que embarga un gran dolor dieron las gracias a Dios por haber permitido conocer a alguien tan especial, entregado a enseñar a los locutores el buen manejo de esa delicada profesión como es el arte de hablar, se fue un gran maestro de la radio dominicana.

El reverendo sacerdote Ramón Aridio Vicioso, realizó la celebración solemne de esa despedida, llamando a los locutores y comunicadores presentes a recordarlo siempre como un gran ser humano que dignificó desde un micrófono a su clase profesional.

“Estamos despidiendo a la casa del señor a un amigo ejemplar de cada uno de nosotros, por lo que pedimos en oración a nuestro señor lo acoja en el mejor lugar la gloria externa”, expresó el padre vicioso.

Tito Marte, presidente de la Asociación de Locutores, con su modulada voz, desde lo más profundo de su corazón también en nombre de la entidad habló de las cualidades que adornaron a este ser humano dotado por Dios de un corazón noble, que representó siempre la humildad entre sus semejantes.

Amigos, y familiares fueron desfilando frente a su ataúd para rendir tributo al amigo que ya no estará, pero que vivirá por siempre en nuestros corazones.

Para quien esto escribe en término personal me tocó la dicha de conocer su voz cuando por los años 78 viajaba a la ciudad de Santiago observando que en casi todas las “guaguas anunciadoras”, los comerciales de la época se grababan con ese gran locutor: Tony Vásquez, porque gozaba de una calidad envidiable para hacer un comercial.

Con el paso del tiempo llega a San Francisco de Macorís y comienza a laborar en la emisora Radio Merengue, en la programación general en especial en el noticiario “Informativo Merengue” que en ese entonces la estación era propiedad de la señora Celeste Rodríguez, ya fallecida, y leía los editoriales que escribían el periodista ido a destiempo Ricardo Rojas Espejo y el señor Emilio Almonte, quienes además siempre escogían a Tony para grabar el mensaje de año nuevo.

Ese mensaje con su voz era esperado por los francomacorisanos que veían a un hombre sin temor a leer los editoriales, siempre de vanguardia y cargado de un gran deseo de libertad, y en defensa de los más sanos intereses del pueblo dominicano que vivía momentos difíciles.

Durante mi paso como empleado del desaparecido Cine Peravia la voz de Tony era la oficial para grabar los comerciales de las películas que allí se presentaban, era un verdadero deleite escuchar las grabaciones que hacía.

Con su salida de Radio Merengue, Tony pasó a Hibi Radio, estación donde permaneció por el resto de sus días, dejando un gran legado a esos profesionales que allí aún laboran y otros que también ya se fueron a la eternidad.

Un gran amigo se ha marchado, pero deja el mejor legado a los profesionales de la comunicación hablada, trabajar siempre apegado a la ética, y las normas del ejercicio para una buena locución.

Como hombre de gran nobleza no quiso irse de este mundo sin agradecer a sus seres queridos por darles todas las atenciones y el cariño que en su corazón depositaron, y con el valor que representa escribir para despedirse llamó a su amada esposa Sixta Martínez para dictarle la carta de su partida que fue leída por su cuñada Esperanza Martínez llena de emoción.

Palabras de agradecimiento dejadas por Tony Vásquez

Agradezco a mis amigos, compañeros de Hibi Radio, especialmente a los que me dieron su amistad sincera, me apoyaron todo el tiempo que estuve trabajando mis compañeros, Néstor Montaña, mi compañero, amigos y hermano, William García ido a destiempo, a Marcial Luciano, mi compañero hermano.

A Machacho González, más que un patrón, a mis otros patronos Fineta Camilo, Labi González, José Carlos González, Joaquina Méndez, Antonio María, a mi amigo René García, mi excelente amigo José Manuel Acosta, que gracias a él su observación hizo posible que le pusieran el nombre de Tony Vásquez a una aula de la Escuela de Locución.

A mi amigo Radhamés Martínez Ureña por su exquisita amistad. Gracias a los excelentes patronos de la radio Comunicación nacional, Felipe Moscoso, Machacho González, a doña Yuli Bermúdez de radio Cibao, a Guarionex Aquino, y otros que por el tiempo no concurren a mi memoria, pero les agradezco siempre… Gracias a todos, el señor les bendiga siempre, amen.

Debo agradecer el entusiasmo, el amor de mis cuñados: Altaiz, Esperanza, a Segundo por su humor permanente; a mi Dr. especial cardiólogo excelente Dante por sus momentos de entusiasmo; a Juan José (Juanillo) por sus charlas de política y sobre todo a mi querida Ana Julia que es fuera de serie, a Patricio por su gran cariño y entusiasmo. A mi esposa única e inimitable la cual no puede encontrarse nunca otra igual. La que no escatima esfuerzos en atención a mi salud y sus finas atenciones por más de 30 años de amor incondicional, mi querida Sixta Martínez.

A Dickson Méndez y Zoilo del poder 11:10 de New Jersey, Al padre Hipólito y al padre Luis María., A mis hermanos y hermanos: Carmen Rosa (Carlocha) por su entusiasmo todo el tiempo.

A Mayra por sus atenciones permanente, a la más inolvidable ida a destiempo, china, te extraño muchísimo fuiste única.

A Víctor mi único hermano por su humor y entusiasmo todo el tiempo. y a todos los que no vienen a mi memoria por razones especiales les agradezco eternamente.

A todos mis sobrinos y sobrinas, nietos y nietas en especial a Luis Arturo y Gloria con su cariño especial.

Las Gracias más profundas a mis hijos Arturo por sus servicios y atención en todo momento, llevándome a todo lugar sin él no hubiese sido posible nada manteniéndome vivo. A Hugo por su entusiasmo y amor permanente, compañero todas las noches.

A todos muchas gracias siempre su amigo

Tony Vásquez