Liverpool ganó la final de la FA Cup tras vencer al Chelsea en una frenética tanda de penaltis

(CNN) — Este Liverpool tiene algo. A pesar de todas sus cualidades (la presión intensa, la solidez defensiva, los ataques de torbellino), quizás lo mejor es una sensación de drama en ocasiones como estas.

Al igual que en la final de la Copa de la Liga a principios de este año en Wembley, los hombres de Jurgen Klopp necesitaron penales para despachar al Chelsea y levantar algunos trofeos en el mismo estadio.

Por improbable que sea que los Reds se conviertan en el primer equipo inglés en ganar las tres competiciones nacionales y la Copa de Europa, el cuádruple sigue siendo posible gracias a esta victoria en la FA Cup.

Dos trofeos en el armario esta temporada, quedando sitio para dos más. Es por eso que los seguidores del Liverpool todavía sueñan. Todavía se puede hacer historia.

El colombiano Luis Díaz con el trofeo de la FA Cup. Crédito: Shaun Botterill/Getty Images

Al igual que en la final de la Copa de la Liga, 120 minutos sin goles desmintieron la calidad del partido. Se crearon oportunidades, se sacudieron los postes, pero tal vez fue apropiado que en el aniversario 150 de la competencia de copa más antigua del fútbol, ​​la final se decidiera de la manera más teatral cuando el Liverpool superó al Chelsea en los penaltis.

El Chelsea falló su segundo penalti (Cesar Azplicueta), el Liverpool el quinto (Sadio Mané). Hubo una sensación de déjà vu ya que los primeros 10 penales no pudieron decidir el resultado (la final de la Copa de la Liga terminó 11-10 en los penaltis), pero Alisson Becker detuvo el penalti de Mason Mount, que le dio a Kostas Tsimikas la oportunidad de convertirse en el héroe poco probable.

El internacional de Grecia no es un titular habitual para el Liverpool, pero ubicó con frialdad para desembocar las alegres celebraciones de los de rojo.

El Liverpool es finalista de la Champions tras remontar el partido ante el Villarreal con un golpe de autoridad

Los jugadores del Liverpool abrazaron a Tsimikas, el técnico Jurgen Klopp corrió desde el banquillo hacia sus hombres y los aficionados encendieron bengalas para saturar el aire con un tinte rojo.

El himno del club, “You’ll Never Walk Alone”, resonaba por todo el estadio mientras los hinchas del Liverpool daban una serenata a un equipo que les ha dado su primera victoria en la FA Cup en Wembley en 30 años.

Los seguidores del Liverpool celebran este triunfo de la FA Cup que no lograban desde 2006.

Tal es el calibre de este equipo de Liverpool, sin embargo, las celebraciones tendrán que ser efímeras ya que hay otros desafíos en el horizonte: una final de Liga de Campeones a fin de mes y dos partidos de la Premier League para intentar reducir la ventaja de tres puntos del Manchester City en la cima de la liga.

Posibilidades en abundancia

Incluso una ocasión tan tradicional como esta, una banda de música antes del inicio, un miembro de la realeza presentando el trofeo, se reconoce como un evento mundial.

Como en muchas ocasiones deportivas importantes, se hicieron declaraciones políticas. Primero, los fanáticos del Liverpool abuchearon el himno nacional inglés, luego los capitanes y funcionarios se pararon con la bandera ucraniana que tenía las palabras ‘PAZ’ estampadas en letras mayúsculas negras y, justo antes de que comenzara la competencia más antigua, los jugadores se arrodillaron.

El partido tenía apenas unos minutos cuando el Liverpool tuvo su primera oportunidad. En verdad, los hombres de rojo deberían haber marcado al menos una vez, tal fue su dominio de los primeros 15 minutos, pero Thiago, Luis Díaz, Mo Salah y Sadio Mané fracasaron frente a la portería.

Aunque Chelsea jugó un papel secundario durante la mayor parte de la primera mitad, podría decirse que los londinenses tuvieron la mejor oportunidad de ese período con una parada de clase mundial de Alisson tras una zambullida a los pies de Marcos Alonso, que les impidió conseguir abrir el marcador.

Mo Salah fue una gran pérdida para el Liverpool. Salió lesionado.

La temprana salida de Salah, el máximo goleador del Liverpool, debido a una lesión se sumó a la creciente sensación de ansiedad del Liverpool a medida que avanzaba la mitad, pero, incluso sin el egipcio, los Reds pudieron reafirmar su dominio antes del descanso.

De hecho, el reemplazo de Salah, Diogo Jota, debería haber adelantado a los hombres de Jurgen Klopp justo antes del descanso.

Tal como lo había hecho el Liverpool en la primera mitad, el Chelsea tuvo un comienzo brillante en la segunda parte. Una vez más, a Alonso se le impidió marcar, esta vez por el travesaño cuando su tiro pegó en la madera.

Dos de los mejores equipos del fútbol inglés se enfrentaban cara a cara y las oportunidades eran muchas: Jota, Díaz y Andy Robertson para el Liverpool; Christian Pulisic (dos veces) para el Chelsea.

Estuvo sin aliento. Fue entretenido. Se creó una atmósfera brillante cuando ambos grupos de seguidores subieron los decibelios en una hermosa tarde de verano en Londres.

El defensa griego del Liverpool, Kostas Tsimikas, fue el improbable héroe de la tanda de penales.

Solo faltaba un gol. Pasaban los minutos, entraban los suplentes, los errores se colaban en el juego de piernas cansadas, pero nadie encontraba portería.

Díaz miró hacia el cielo cuando el impresionante Edouard Mendy detuvo otra oportunidad suya, esta vez en el minuto 82, y su gesto reflejó los sentimientos de todos los fanáticos que miraban: ¿alguno de los porteros será derrotado alguna vez?

Andy Robertson golpeó el poste a siete minutos para antes del final. Díaz volvió a apuntar. Pero cuando sonó el pitazo final, el partido, a pesar de todas las ocasiones, de todo el entretenimiento, permaneció sin goles.

Inevitablemente, la energía decayó en la prórroga, se crearon pocas ocasiones y los penaltis se perfilaron en el horizonte.