Aumentan consultas de pacientes con trastornos de ansiedad e insomnio

 Muchas y variadas son las secuelas que de acuerdo a los especialistas ha dejado la pandemia del Covid-19 en la población, entre ellas su impacto en la salud mental, sobre todo de los más jóvenes, cuyo incremento en la demanda de atención médica se esti­ma entre un 30 y un 40%.

Especialistas de la psi­quiatría han visto esos re­sultados negativos sobre todo en el incremento de la demanda de atención mé­dica para tratar diversos trastornos emocionales, como el pánico, la ansie­dad, explosiones de violen­cia y trastorno del sueño, entre otros.

Los médicos especia­listas han visto deterioro de la salud emocional en aquellas personas que te­nían condiciones ya diag­nosticadas; otros que han debutado con condiciones de salud mental y en los que tienen secuelas fruto del encierro, como es el ca­so de algunas personas que aún tienen miedo de salir a la calle porque temen con­tagiarse.

Las asistencias, sobre to­do vía telefónica, imple­mentadas por la Dirección de Salud Mental del Minis­terio de Salud Pública du­rante la pandemia y luego siguieron de manera pre­sencial, registraron un im­portante incremento, vien­do los equipos terapéuticos más de 20 mil personas en varias sesiones.

Dificultades
Esto se da en medio de las dificultades que presenta República Dominicana en materia de respuesta de atención a la salud men­tal, matizada por falta de camas para ingreso y de especialistas, con una ma­la distribución de los pocos recursos de atención exis­tentes.

Consultado al respecto, el presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, doctor Julio Chestaro, ase­gura que la pandemia del Covid-19 incrementó entre un 30% y 40% la demanda de servicios psiquiátricos en el país.

11 mil intervenciones
Datos del Departamento de Salud Mental de Salud Pú­blica indican que hasta el pasado 12 de abril se habían ofrecido 11,297 interven­ciones de ayuda psicológi­ca y psiquiátrica realizadas por el equipo de psicólogos y psiquiatras frente al Co­vid-19.

La ansiedad y los tras­tornos del sueño fueron los eventos con mayores por­centajes de reportes, con un 38% y 23% respectivamen­te, del total atendido, sien­do las mujeres las que ma­yor demanda de asistencia tuvieron durante dicho pe­ríodo. Unos 892 pacientes fueron referidos a servicios de atención especializada. De las intervenciones 8,246 fueron a población general y 2,746 a personal de salud.

Más presupuesto
“Tenemos los casos de los pacientes que tenían condi­ciones preestablecidas, los pacientes que se agudizaron o presentaron descompen­sación durante el tiempo y los que presentan secuelas neuropsiquiátricas del Co­vid también ha aumentado la demanda”, explica el doc­tor Chestaro.

Dice que esos trastornos se observan en todas las eda­des, pero el grupo etario más golpeado son los jóvenes.

Entre las necesidades más apremiantes que tie­ne el país en esa materia, el presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría detalla que necesita más respuestas, más centros, más camas, más profesio­nales y todo eso se traduce en un tema que es un com­promiso presupuestario pa­ra cumplir con esas funcio­nes, “a veces tenemos leyes y programas muy buenos y no se implementan por falta de recursos”.

La falta de incentivos, se­ñala, hace que los especia­listas no se vayan al inte­rior a ejercer, porque no se van a ir a un lugar donde no les puedan dar educación a sus hijos y tampoco hay un atractivo económico para que regresen a sus pueblos a ejercer.

Aún temen salir
Para el psiquiatra Ángel Al­mánzar una lección apren­dida sobre la pandemia es que el Covid-19 recordó que las personas están hechas de emociones, importándo­les al punto, de que aún hay personas que todavía no sa­len de su casa, pese a que se tiene mucha más informa­ción sobre la enfermedad.

Dijo que, pese a esa rea­lidad de salud mental, el país tiene en la actualidad menos servicios de los que se tenían antes de la pan­demia, incluso de consulta externa, dejándole una car­ga enorme de atención a los centros que mantienen ser­vicios de esa naturaleza.

Protocolo
En el Ministerio de Salud Pública se informó que to­dos los establecimientos de salud del país cuentan con un protocolo, tanto para sa­lud mental como para las demás afecciones o lesio­nes de salud y que a todo el personal de salud desde el primer nivel se le da un en­trenamiento en apoyo psi­cológico.

Recientemente, el Servi­cio Regional de Salud Me­tropolitano (SRSM) en co­ordinación con el Servicio Nacional de Salud (SNS), realizaron el taller de capa­citación sobre la Estrategia mhGAP para el manejo y referencia de pacientes con trastornos mentales, neuro­lógicos, o por consumo de sustancias.

 DETALLES
Capacitación

La capacitación estuvo dirigida a los recursos humanos de los Cen­tros de Primer Nivel de Atención del Gran San­to Domingo y Mon­te Plata y busca que el personal de salud, co­mo médicos, enferme­ras y promotores del primer nivel de aten­ción, puedan identifi­car a los usuarios que requieren atención psi­cológica o psiquiátrica y referirlos a un hospi­tal especializado.

Iniciativa de la OPS
El Programa de Acción para Superar las Bre­chas en Salud Mental (mhGAP por sus siglas en inglés) es una ini­ciativa de la Organi­zación Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), im­plementada en los cen­tros de salud no espe­cializados con el fin de ofrecer asistencia de salud mental.