Haitianos en República Dominicana serán inscritos en el Registro Civil de su país

República Dominicana y Haití anunciaron que están dispuestos a trabajar en el proceso de identificación e inscripción en el Registro Civil haitiano de todos los ciudadanos de ese país que residan en territorio dominicano.

Además, las dos naciones fronterizas se comprometieron a construir en Haití hospitales generales para reducir el uso que los haitianos residentes en República Dominicana hacen de esos centros de salud.

Los hospitales se construirán con la colaboración de la comunidad internacional, que ha mostrado su voluntad de contribuir financieramente para esto, según una declaración conjunta leída este martes por el canciller dominicano, Roberto Álvarez, en un acto en el que no se permitieron preguntas.

Los acuerdos fueron alcanzados por el presidente del país, Luis Abinader, y su homólogo haitiano, Jovenel Moise, durante un encuentro que sostuvieron el domingo pasado en la zona fronteriza.

Los acuerdos incluyen, afirmó Álvarez, el inicio de un proceso de negociación para delimitar las fronteras marítimas entre ambos países, el cual dará comienzo “lo antes posible”.

El alto cargo también reveló que los presidentes convinieron en tomar las medidas apropiadas en cada país para desplegar tecnología de vanguardia dirigida a facilitar la eliminación del flujo migratorio irregular, la trata de personas, el tráfico de armas, el narcotráfico y el robo de ganado que se producen en la frontera común.

Asimismo, cooperar de manera “mutua y sostenible” en los campos de la energía, producción agrícola e industrial, combustible para cocinar y realizar esfuerzos para frenar la deforestación.

Álvarez también dijo que los dos países trabajarán para lograr la financiación necesaria para la capacitación mutua en la seguridad y la vigilancia fronteriza.

“Cada país colaborará en caso de que se construyan controles físicos o tecnológicos en todo el borde terrestre de la frontera”, explicó el canciller.

República Dominicana y Haití se comprometieron, además, a continuar las negociaciones encaminadas a alcanzar un acuerdo comercial general con el objetivo de crear condiciones de transparencia, estables, justas y previsibles para ambas partes y con ello enfrentar el contrabando que erosiona la base impositiva de ambos países.

Abinader y Moise también acordaron planificar la interconexión energética entre las dos naciones, dando prioridad a la producción de energías renovables, como las eólica, solar y biomasa, además de intercambiar el excedente de producción de un país al otro.

Un último punto anunciado por Álvarez fue el de fomentar la producción de productos biodegradables en lugar de aquellos que dañan el medio ambiente.

Al principio de su intervención, Álvarez refirió que Haití está inmerso en una reforma constitucional destinada a “consolidar su gobernabilidad democrática” y que República Dominicana, en el marco del respeto a la soberanía de los Estados, “alienta” a las autoridades haitianas a trabajar para asegurar que ese proceso cumpla con las aspiraciones del pueblo haitiano.

En la República Dominicana residen centenares de miles de haitianos, la mayoría de ellos en condiciones migratorias irregulares.EFE