Jurista opina que el ayuntamiento debe asumir Club Esperanza porque su personería jurídica ya venció

Por Adriano Cruz Marte

El abogado doctor Héctor Almánzar afirma que la personería jurídica del Club Esperanza hace muchísimos años que venció y está en condición de resnulio.

Opina que en esa situación el alcalde Siquio Ng De La Rosa y el Consejo de Regidores deben solicitar a un tribunal civil de esta ciudad la autorización formal para asumir la administración del club y pueda decidir un uso de mayor provecho para la sociedad francomacorisana actual y del porvenir.

En una entrevista grabada que concedió al director de este rotativo, Adriano Cruz Marte, el jurisconsulto reiteró que el Club Esperanza está en condición de resnulio (algo que en la actualidad no tiene dueño) y debe asumirlo el ayuntamiento para que se le dé un uso que responda a las necesidades sociales y culturales de la sociedad de estos tiempos y del porvenir.

Almánzar fue reiterativo y enfático en aconsejar que se evite en este proceso la intervención de sectas religiosas y de partidos políticos. Un tribunal civil del distrito Judicial de Duarte es el indicado y tiene capacidad para comenzar a resolver esa situación, sostuvo.

“Desde que el órgano directivo dejó de funcionar porque comenzaba a fallar la forma de elegirlo (mediante asamblea de socios), empezó el Club Esperanza a perder su personería jurídica y de eso hace muchísimos años”, aseguró el experto legal.

Agregó que “personas serias y de buena fe han formado directivas para mantenerlo abierto, pero desde hace muchos años cesaron las funciones que dieron origen al Club Esperanza”.

El proceso

Almánzar describió el proceso que debe seguirse de la siguiente manera: “el ayuntamiento, vale decir el Concejo de Regidores y el Alcalde, deben solicitar al tribunal civil, que le autorice asumir la administración del Club Esperanza. El tribunal previo inventario de bienes, con determinación de las deudas y cuentas bancarias del club, autorizará la toma de posesión efectiva declarando inexistente la personalidad jurídica. Ese ente judicial le da paso al ayuntamiento como Estado heredero del patrimonio existente, ya que el club no tiene socios originales ni descendientes inmediatos. El proceso tiene etapas pero la más importante es la primera que tiene que iniciar con la solicitud del ayuntamiento para que se le autorice la posesión efectiva. Luego designará un personal administrativo confiable y serio que no responda a intereses políticos ni religiosos.

El veterano abogado recuerda que “hace alrededor de 15 años se me acercó el señor Leonel Paulino que era miembro de la directiva de ese entonces para consultarme sobre lo que tenían planeado que era vender el club para esos directivos distribuirse el dinero. Mi propuesta fue crear un mecanismo que fortaleciera al San Diego Campo Club con los socios que quedaban del club Esperanza y el Club Olimpia que, dicho sea de paso, este último y el Unión Macorisana están en situación similar al Esperanza”

El Club Esperanza está situado en la calle San Francisco esquina Restauración frente al parque Duarte (desde 1947). Fue fundado el 16 de febrero de 1884, es decir, mañana 16 de febrero cumple 137 años de fundado. (El Jaya)