A prisión hombre que dio falsa alarma de bomba en Aeropuerto Cibao

El Ministerio Público logró este jueves tres meses de prisión preventiva contra Jorge Rafael Hernández Almonte, quien es señalado por las autoridades como el responsable de dar un falso aviso de una bomba en el aeropuerto internacional del Cibao.

Según las investigaciones, Almonte habría dado aviso el pasado 28 de mayo a las autoridades del aeropuerto de que en las instalaciones se encontraba una bomba con el objetivo de evitar que su novia abordara un avión en esa terminal lo que obligó a paralizar las operaciones en el lugar.

El joven es acusado de los cargos de terrorismo y violencia de género agravada por el Ministerio Público y deberá cumplir la medida de coerción en la cárcel de Santiago.

Los representantes del Ministerio Público revelaron que durante la llamada, Almonte aseguró que una mujer se disponía a abordar un avión con destino a la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, con un artefacto explosivo en su equipaje, lo que disparó las alarmas haciendo que las autoridades iniciaran los protocolos de seguridad establecidos entre los que se establece la cancelación del tráfico aéreo en todas las terminales del aeropuerto hasta que se normalice la situación.

El Juzgado de Atención Permanente del Distrito Judicial de Santiago dictó tres meses como medida de coerción contra Jorge Rafael Hernández Almonte, quien fue acusado de terrorismo, luego de que el pasado 28 de mayo simulara una falta alarma de bomba, supuestamente para evitar que su novia abordara un avión en el aeropuerto del Cibao, situación que obligó a paralizar las operaciones de la terminal.

La medida fue impuesta por el juez Cirilo Salomón, acogiendo la solicitud del Ministerio Público contra Hernández Almonte, quien también es acusado de “violencia de género agravada”.

Además, el informe establece que Almonte “Hizo dos llamadas que activaron los protocolos de seguridad del aeropuerto, que fue puesto en “Alerta Grado 4”, afectando las operaciones de esa terminal aérea. La Dirección Nacional de Investigaciones (DNI) ubicó rápidamente el probable autor y origen de la llamada, y se inició de inmediato la persecución”.