Errores que debe evitar al solicitar un préstamo

Solicitar un préstamo en una entidad de intermediación financiera o en una cooperativa de ahorros y créditos debe asumirse como un compromiso muy serio. Si usted cumple con los pagos de manera “religiosa” y no incurrió en atrasos, desde el punto de vista crediticio, se le abrirán muchas puertas de cara al futuro.

Por el contrario, si no honró el compromiso según lo pactado, presentó atrasos de consideración y fue un “dolor de cabeza” para la entidad, se le estarán cerrando las posibilidades de créditos futuros.

Así lo plantea el asesor financiero Manuel Fernández al puntualizar que la sinceridad financiera y mostrar un deseo franco de honrar el compromiso es parte del proceso de solicitud crediticia. Por tal razón, es vital ser íntegro y responsable con los requisitos.

Entre los errores comunes que usted debe evitar antes de optar por un préstamo figuran, de acuerdo al asesor financiero, intentar abultar los ingresos, debido a que es una práctica que busca formas creativas de exagerar su solvencia, ya sea falsificando la carta de trabajo o presentando estados financieros maquillados.

Para Fernández esta acción es un “soberano disparate”, debido que al final el más perjudicado será el solicitante, pues sabe que no tiene la capacidad de asumir el compromiso y, aunque le aprueben el crédito, no podrá pagarlo.

Minimizar su estructura de gastos es otro error. “Los que hemos trabajado en la gestión de riesgo crediticio sabemos la importancia de los gastos en el cálculo de la capacidad de pago de los solicitantes de crédito”, expresó Fernández. “En tal sentido, muchos creen que ocultando o minimizando sus gastos mensuales es una vía eficaz para que le aprueben el crédito”, agregó.

Pero la realidad es otra, pues las entidades bancarias no son tontas y cuentan con técnicas y habilidades para conocer su nivel de gastos. Por ejemplo, un buen oficial de negocios o analista de crédito no le va a creer que usted gasta solo RD$3,000 en la compra del supermercado, cuando usted tiene una familia compuesta por esposa y tres hijos.

El asesor financiero explica que mentir sobre el destino del préstamo solicitado es desfavorable, pues este punto es vital para su aprobación. Esa es una forma que tienen los bancos para garantizar que sus depositantes están realizando buenas inversiones con su dinero. No obstante, si usted oculta el destino del préstamo solo generará duda y desconfianza, por ende, las posibilidades de que le aprueben disminuyen sustancialmente.

Un oficial de negocios que funge como verdadero asesor financiero debe guiar y ayudar a sus clientes a hacer un buen uso de los recursos prestados. Recuerde, el dinero que le prestan no es suyo, ni siquiera de la entidad financiera, sino de sus depositantes que exigirán transparencia y un buen uso de los recursos.

Otro elemento erróneo es desconocer su historial de crédito. Lo recomendable es que antes de solicitar un crédito pueda usted obtener su historial. Un elemento de riesgo fundamental en todo proceso de evaluación crediticia es el historial.

“Usted puede presentar todas las evidencias de ingresos que pueda obtener, pero si su historial es pobre o malo, no le aprobarán el préstamo”, dijo Fernández. También es importante conocer su historial para poder defenderse y exigir sus derechos en caso de errores u omisiones en los informes emitidos por los burós de crédito. Es un derecho que le atañe, conocer de forma gratuita su historial.

Mostrarse excesivamente ansioso para que le presten no es bueno. Dice un refrán que “la necesidad tiene cara de hereje”. La desesperación no es buena consejera y en términos financieros menos.

El también analista financiero califica de error llamar muchas veces al día al banco o cooperativa, mantener bajo “zozobra” al oficial de negocios a través de decenas de mensajes por WhatsApp, enviar varios correos al día exigiendo que le aprueben ya su crédito, o peor aún, aparecerse en la sucursal y montar un espectáculo de mal gusto. Mostrar excesiva ansiedad para que le presten sólo ocasionará el efecto contrario.

Asimismo, llevar una vida financiera desorganizada no le ayudará a tener ese crédito que desea. Si usted no es una persona organizada y aferrada a un estilo de vida disciplinado, lo recomendable es que piense muy bien antes de solicitar un préstamo. Se requiere de un análisis exhaustivo de sus ingresos y gastos y, sobre todo, que el crédito esté acorde a una necesidad identificada y a su capacidad de pago.

Para tomar en cuenta

– Si no maneja el tema, recurra a un especialista financiero para recibir orientación.
– Analice si necesita el dinero que está solicitando, ya sea para una compra o para inversión.
– Investigue todas las opciones que existen en el sistema financiero (tasas, plazos y otras).
– Trate de buscar una tasa fija por un plazo específico. Eso le permitirá planificar sus cuotas.
– Cuidado con el plazo. En ocasiones se recurre a un plazo mayor y termina pagando mucho.
– Tenga todos sus papeles y pagos de compromisos al día. Debe demostrar disciplina y solvencia. (Eldinero.com.do)